"Es esencial una previsión y corrección Dental en temprana edad".

Los odontopediatras consideran necesaria la ortodoncia que se requiera a partir de los 6-7 años, cuando el/a niñ@ ha sustituido los dientes de leche.

 

Cada vez hay más casos donde los niños a partir de 3-4 años acuden al especialista con problemas de maloclusión motivados por: genética, hábitos inadecuados, uso excesivo del chupete, respirar con la boca...

 

Hasta una mala colocación de los dientes en la boca puede afectar al desarrollo estructural de la cara del niño.

Con la ortodoncia infantil temprana es más fácil de corregir: la alineación de dientes, su oclusión, mordida torcida, ausencia de erupción del diente definitivo, alteraciones óseas, morderse la lengua realizar una deglución atípica....

Existen varios tipos de ortodoncia: Brackets (aparatos fijos), removibles o retenedores. Los Brackets fijos son piezas frontales del diente sujetadas por aro de metal y cumplen la función de transmitir a los dientes esa fuerza. Los brackets van pegados directamente al diente, ya que es la que menos daña el esmalte de los dientes. Los alambres y elásticos marcan la dirección de empuje y se modifican en las diferentes sesiones de revisión que se realizan durante el tratamiento de ortodoncia.

Los removibles se utilizan para conservar y mantener los dientes adyacentes al de leche caído, dejando libre el hueco para el diente definitivo y ocupe el lugar adecuado.

Los inadecuados hábitos del niño que pueden derivar en ortodoncia pueden ser:

Uso del chupete/biberón hasta los 3 años: Deriva a mordida abierta (dientes superiores cierran por delante de inferiores), la protusión (inclinación incisivos superiores, causando alteración en la deglución y caries).
Morderse los labios u objetos: inclinación dientes, lesiones irritativas en piel, rotura de dientes.
Chuparse los dedos y morderse las uñas: Igual que el uso de chupete, malformación del paladar. Al morder las uñas se desgasta el esmalte de dientes y se desplace la mandíbula.
Interposición lingual y deglución atípica: Al colocar el niño la lengua entre arcadas dentarias y presiona ocasionando la mordida cruzada, abierta y mal posición dentaria. La deglución atípica es cuando al comer el niño presiona la lengua hacia incisivos (inclinación de dientes).
Respirar por la boca: Puede existir deformación de los maxilares, inflamación de encías...